Consejos a la hora de comprar o vender joyas con diamantes

El mundo de la joyería nos ofrece piezas que en muchos casos están al alcance de unos pocos. Entre todas las piedras que se utilizan para su diseño, el diamante suele ser la más valorada. Comprar una joya que cuente con algún diamante en su diseño, implica una decisión pausada, inteligente y racional, debido al precio que suelen tener este tipo de joyas.

Factores a la hora de elegir el diamante

Consejos a la hora de comprar o vender joyas con diamantes 3

En el caso de que estés pensando en comprar diamantes, es importante tener en cuenta una serie de factores que son de gran ayuda para asegurarnos de que la pieza elegida es de calidad y que no sufrimos algún tipo de engaño. A continuación os explicamos algunas de las más importantes.

La importancia de las 4 Cs

Las características de un diamante se definen mediante lo que se conocen como las 4Cs: quilates, corte, color y claridad. Estas características determinan la calidad, y por tanto, el precio de la joya.

  • Quilates: Determina el peso del diamante, y aunque muchos piensen que a diamantes más grandes, el precio es mayor, esto no tiene por qué ser así.
  • Corte del diamante. En este caso nos estamos refiriendo al tallado, una de las características más importantes. Cuando el diamante está bien cortado, este estará mucho más vivo, ofreciendo mayor brillo y resplandor.
  • El color es la única característica que viene impuesta por la naturaleza. Parte de la belleza del diamante viene determinado por su color. Decir que existe una tabla de colores expresa para diamantes.
  • Claridad. Esta última característica está influenciada por la presencia de trazas de materiales naturales.
También te puede interesar:   Diamantes en los zapatos... de ellos

Todas estas cualidades marcarán la calidad de la piedra, y por tanto su precio. Como ya hemos comentado, el corte será el factor más importante del diamante.

Certificado del diamante

Aunque pueda parecer que no es importante, el certificado de un diamante es el que se encarga de garantizar sus cualidades. Este debería ser emitido por un laboratorio gemológico reconocido e independiente como puede ser GIA, HRD o IGI. En este certificado se debe recoger los datos precisos para cada una de las 4Cs que hemos comentado anteriormente.

La forma del diamante

A la hora de elegir la forma de la piedra, en gran parte dependerá de los gustos de cada uno. Aquí nos podemos encontrar diferentes formas entre las que podemos destacar el diamante redondo, oval o marquise, por citar algunos ejemplos.

Aunque el montaje y el ajuste en la joya juegan un papel muy importante, la superficie visible desde la parte superior es el factor clave.

Brillo y belleza de la piedra

La capacidad de reflejar la luz es una característica que contribuye al brillo, luminosidad y belleza de la piedra. A través de su brillo, la gema cobra protagonismo, mostrando todo su esplendor. Un diamante que cuente con mucho brillo, será sin duda una elección perfecta para lucirlo en los momentos más importantes de vuestra vida.

Pureza del diamante

Hay ciertas características del diamante que influye en su precio. Una de ellas es su color, algo que es visible al ojo humano. Pero hay otras que no se ven a simple vista y que pueden ayudar a reducir su precio. Es el caso de la pureza. Si escoges diamantes de pureza VS o SI, no se notará la diferencia, pero por el mismo dinero podrías tener uno mayor o de un mejor color.

También te puede interesar:   Sleeping Around, hotel de lujo en contenedores

Venta de diamantes

Se puede dar el caso de que haya caído en tu mano alguna joya con diamantes que quieras vender para conseguir algo de dinero. En este caso de que quieras vender diamantes, es importante tener en cuenta ciertas cosas para conseguir el mejor precio posible.

Una de las cosas más importantes, es conocer el valor real de la joya de acuerdo a sus características. Lo habitual es que el diamante esté acompañado de otros materiales como el oro o la plata. Lo más recomendado sería calcular el precio por separada de cada uno de esos materiales, ya que no sería lo mismo vender un diamante acompañado de oro que si fuera plata, por poner un ejemplo.

También es importante buscar un tasador profesional acreditado que nos ayude en este proceso, así como en la venta. De esta forma nos estaremos asegurando de que el precio que pidamos será el correcto acorde al mercado.