‘Chloe’, erótica pero no festiva

'Chloe', erótica pero no festiva 9

Chloe es remake y encargo, de estas películas de fábrica en las que se meten caras conocidas que tienen contrato con el estudio para ver si sacan tajada en la taquilla. Mal empezamos. No obstante Chloe también es un film netamente de Atom Egoyan, un thriller con tintes eróticos que recuerda inequívocamente a una Atracción Fatal (Adrian Lyne, 1987) versión lésbica.

Chloe juega al engaño durante la primera parte de la película con un planteamiento interesante que presenta a una mujer madura que duda de la fidelidad de su marido, de modo que contrata a la joven  y atractiva Chloe, encarnada por Amanda Seyfried, para ponerle a prueba. No obstante, lo que empieza como juego de sospechas da un giro hacia el redescubrimiento sexual y una indagación del deseo femenino.

'Chloe', erótica pero no festiva 10

El director canadiense se pone el uniforme de trabajo y realiza un trabajo eficiente para dotar la película de un estilo visual absorbente y del punto de sordidez justo para atrapar al espectador. Las interpretaciones resultan solventes, con una Julianne Moore esforzada y una Amanda Seyfried sencillamente irresistible.

Sin embargo, el filme de Egoyan flaquea a medida que avanza hasta desmoronarse en su tramo final, engullido por el desafortunado intento de cargarlo de una atmosfera discordante con el resto de la película; ya que Chloe intenta vagamente ser un thriller psicológico en su último tercio y cae en el error de la moraleja.

'Chloe', erótica pero no festiva 11

Si lo que buscáis es una pseudoreversión de Atracción Fatal, ver a Amanda Seyfried desnuda durante unos segundos y sumergiros en un relato superficialmente perverso, Chloe es vuestra película. De lo contrario, perdéis el tiempo.

Ir arriba