Son muchas las personas que se tienen que enfrentar al reto de amueblar pequeñas estancias. En estos casos, una de las preocupaciones más recurrentes es la de sacarle el máximo partido a cada habitación y que, a su vez, esta sea funcional. Para eso suele ser necesario dejar al margen los muebles convencionales y optar por innovaciones mobiliarias, como las camas abatibles verticales. Al ser cada vez más las personas que viven en pequeñas casas el mercado ha desarrollado muebles que se adaptan al espacio y al mismo tiempo ofrecen el servicio requerido. En este artículo haremos un repaso por las ventajas de incluir camas abatibles en una habitación pequeña, así como otros trucos que podemos poner en práctica para sacarle el máximo partido a nuestra vivienda.

Camas abatibles: nuevas formas de concebir el espacio

Como hemos comentado, el mercado ha tratado de adaptarse a las necesidades de las familias. En las últimas décadas se habían popularizado las llamadas “camas nido”. Se trata de una forma cómoda de tener el servicio de las clásicas camas gemelas aprovechando al máximo el espacio. Sin embargo, este tipo de modelos seguían sin adaptarse a las habitaciones especialmente pequeñas. Es por ello por lo que se han introducido en los catálogos de las principales marcas de muebles las camas abatibles. Es una forma de guardar la cama mientras no se usa, de manera que queda completamente oculta y deja el espacio suficiente para moverse por la habitación. Al tratarse de un sistema innovador, las opciones de diseño son muy variadas y originales. A este respecto, una buena idea es echarles un ojo a los modelos más populares.

También te puede interesar:   Hisbalit llena de color Casa Decor 2017

Sin duda, el uso de las camas abatibles se presenta como una de las soluciones favoritas para aquellos usuarios y usuarias que disponen de poco espacio. Es por ello por lo que la marca Menamobel, expertos en el sector mobiliario, ha incluido en su infografía sobre trucos para vivir en espacios reducidos el uso de este tipo modelos de camas, así como las literas ajustables o los canapés abatibles. Según la marca, se trata de una manera de optimizar el espacio. Así mismo, existen también otros elementos que ayudan a aprovechar las dimensiones del cuarto, como las mesas abatibles.

Los muebles abatibles están pensados especialmente para decorar estudios de pocos metros cuadrados. Así mismo, es también una buena solución para aquellas personas que tienen una habitación extra en la vivienda. De esta forma, la pueden aprovechar para realizar distintas actividades y, al mismo tiempo, disponen de una cama para invitados. El inmueble amplía su capacidad de forma doble y se evita tener que mantener habitaciones cerradas por la falta de uso.

Más formas de optimizar el espacio

Además de instalar camas abatibles, existen unos cuantos trucos que se pueden poner en práctica a la hora de decorar una habitación pequeña. Por ejemplo, existe una gama de colores ideales para habitaciones de reducidas dimensiones. En este sentido hay una gran variedad de opiniones, aunque sí que podemos establecer que los colores claros son los que más favorecen a las habitaciones pequeñas. Así mismo, se recomienda el uso de un solo color para evitar reducir visualmente el espacio. Por otro lado, algunos diseñadores apuestan también por el uso de colores oscuros monocromáticos. Sin embargo, a la hora de pintar una habitación existe un factor que determinará la elección de uno u otro color. Por norma general, los colores claros como los blancos o los amarillos ayudan a ampliar la sensación lumínica de la estancia.

También te puede interesar:   ¿Quieres tener la última generación de suelos laminados a tus pies?

Por otro lado, se recomienda también el uso de estanterías o mesas transparentes. De esta forma, el impacto visual será más reducido y la sensación de amplitud se incrementará notablemente. Esta percepción se intensifica si optamos por elementos que se instalan directamente sobre la pared. Liberar el espacio ocupado del suelo suele ser un acierto en estos casos.

Sin duda, uno de los grandes aliados de las habitaciones pequeñas son los espejos. Se trata de artículos que cambian por completo la percepción del espacio. Así mismo, sirven para reflejar la luz, de forma que se refuerza la iluminación de una manera orgánica. A la hora de introducir este tipo de elementos una opción es optar por combinaciones de pequeños espejos que creen un original juego visual. Así mismo, incluir un espejo de cuerpo entero es también una magnífica opción. Este tipo de artículos además de potenciar el espacio de la estancia también tienen una gran utilidad para los usuarios, por lo que se incrementa la funcionalidad de la habitación.

Todos estos trucos nos ayudan a aprovechar el espacio y disfrutar al máximo de él. No podemos pasar por alto que para vivir mejor en nuestras casas es necesario que la decoración se adapte a los hábitos de las personas y no al contrario. Solo de esta forma conseguiremos habitar realmente nuestros hogares.