Bosque Mitago

Imaginen un bosque. Casi todo el mundo recrea en su mente un lugar frondoso, fresco, misterioso, antiguo. Bosque Mitago, de Robert Holdstock, es eso y algo más, por supuesto. Hablo desde el recuerdo –ese tipo de recuerdo que es amable-, ya que ésta obra la leí hace varios años. Y quizás por eso, por recordarla con agrado, es una de las primeras lecturas que me gustaría recomendar. Eso sí, avisando que es una obra de literatura fantástica atípica. Lo digo porque yo soy un seguidor de Tolkien, y Bosque Mitago se adentra en el mundo de los mitos más allá de las historias épicas de magos, espadas y anillos.

Partiendo de una atmósfera inquietante, el propio bosque, Bosque Mitago despliega una variedad de personajes que surgen de ancestrales leyendas celtas. Mitagos, los llaman los protagonistas del libro. Fascinantes todos ellos. A ello hay que añadirle la búsqueda del secreto del bosque de los dos hermanos protagonistas, cada uno por diferentes motivos, y una historia de amor imposible. Viendo la película El laberinto del Fauno, de Guillermo del Toro, pude observar –bajo mi retorcido sentido de la percepción- ciertos matices que me recordaron Bosque Mitago (sin tener nada que ver una obra con otra). Quizás fue la atmósfera de ambas.

Llevo tiempo queriendo leerlo de nuevo. Pero me ronda ese miedo a releer algo que en otra época me fascinó y que ahora, con más vida trillada, puede que me decepcione. Pero también está el hecho de que, con más letras impresas rondando por mi cabeza, sepa sacarle más jugo al que creo que es un muy buen libro de fantasía.

Lo mejor es que ustedes mismos juzguen. Lean Bosque Mitago. Seguro que, para bien o para mal, no les pasará inadvertido.

Ficha del libro:

Bosque Mitago

Robert Holdstock, Bosque Mitago (Mythago Wood, 1985)

Editorial: Gigamesh Ficción, núm. 33

Colección dirigida por Alejo Cuervo

Traducción de Cristina Macía

272 págs.

Ir arriba