El hidrógeno verde se presenta como la única solución viable para reducir las emisiones de CO₂ en el sector del transporte

0
11

España, junto con Estonia, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos y Eslovaquia, ha recibido un apoyo financiero de 1.400 millones de euros de la Unión Europea para desarrollar el Proyecto Importante de Interés Común Europeo (PIICE) ‘Hy2Move’. Este proyecto busca promover la cadena de valor del hidrógeno en movilidad y transporte, en línea con el compromiso europeo con el Pacto Verde Europeo y la ley climática ‘Fit for 55’, que pretende reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55% para 2030 y hacer que la Unión Europea sea climáticamente neutra para 2050.

El hidrógeno es el elemento químico más abundante en la naturaleza y una fuente de combustible altamente energética, con tres veces más energía que la gasolina y sin producción de dióxido de carbono, liberando solo vapor de agua. Sin embargo, la dificultad en su obtención ha llevado a clasificarlo según su sostenibilidad: el hidrógeno gris, el más común actualmente, se produce con combustibles fósiles y es el menos respetuoso con el medio ambiente; el hidrógeno azul, aunque también depende de combustibles fósiles, emite menos carbono; y el hidrógeno verde, producido a partir de energías renovables, es la opción más ecológica, aunque su obtención es difícil y costosa, lo que lo hace aún escaso en el mercado.

Ana Solá, CEO de la consultora de movilidad y transporte sostenible CINESI, afirma: “El hidrógeno verde se presenta como la única solución viable y eficiente para reducir las emisiones de CO₂ en el sector del transporte. La apuesta de la Unión Europea por el proyecto ‘Hy2Move’ es un paso fundamental hacia un futuro más limpio y sostenible. La financiación y el desarrollo de infraestructuras son esenciales para hacer del hidrógeno una realidad en nuestro día a día”.

Varias empresas e instituciones ya están invirtiendo en esta fuente energética sostenible. En Cataluña, Volvo ha adquirido tres concesionarios enfocados en la tecnología del hidrógeno, mientras que Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) anunció la compra de 36 autobuses de hidrógeno, reforzando su compromiso con un transporte público sostenible. Además, Talgo ha sustituido uno de sus trenes de larga distancia por uno con sistema de propulsión por pila de combustible de hidrógeno y baterías.

Para que la adopción de esta fuente de energía sostenible sea posible, las infraestructuras son clave. Actualmente, en España existen doce hidrogeneras privadas y ocho públicas en funcionamiento, con otras doce en construcción. Extremadura está trabajando para albergar la primera hidrogenera del mundo destinada a trenes de alta velocidad. Además, la logística para el transporte de hidrógeno está avanzando gracias a diversos estudios que analizan su distribución a través de puertos y áreas industriales costeras.

“El desarrollo de una red de hidrogeneras y la mejora de la logística son esenciales para asegurar que el hidrógeno se convierta en una opción viable y accesible para el transporte”, afirma Solá. “Con el compromiso de diversas regiones y empresas, el futuro del hidrógeno en la movilidad y el transporte en España y Europa se vislumbra prometedor, marcando un paso decisivo hacia la sostenibilidad y la reducción de emisiones”, concluye la experta.

El proyecto ‘Hy2Move’ no solo representa un avance significativo en la lucha contra el cambio climático, sino que también impulsa la autosuficiencia energética y la independencia técnica e industrial en Europa. La financiación europea permitirá a las pymes industriales castellanomanchegas reducir su dependencia de empresas subsidiarias y minimizar los costos logísticos mediante el uso de métodos de fácil acceso local. Además, el proyecto busca reducir el impacto medioambiental y la huella de carbono asociados a la fabricación y la logística.

El compromiso con el hidrógeno verde también fomenta la fabricación local de probetas para ensayos y análisis comparativos en empresas e instituciones de la región, especialmente en zonas con extrema despoblación, contribuyendo al desarrollo económico local. Este enfoque integral no solo beneficia al medio ambiente, sino que también promueve el crecimiento económico y la creación de empleo en áreas desfavorecidas.

En resumen, el proyecto ‘Hy2Move’ representa un paso crucial hacia un futuro más sostenible y limpio. Con la colaboración de varios países europeos y el apoyo financiero de la Unión Europea, se espera que el hidrógeno verde se convierta en una pieza clave para la movilidad y el transporte, contribuyendo significativamente a los objetivos climáticos y energéticos de Europa.