Cada vez son más los casos de diabetes que se diagnostican. Este crecimiento es debido en gran medida por el incremento de la obesidad y el sedentarismo, según el último análisis realizado por el comparador de seguros Acierto. En la actualidad, se estima que son más de 150 millones de personas las que la padecen, una cifra que se espera que aumente hasta los 592 millones para el año 2035. Razón de más para conocer cómo prevenirla pero también cómo abordarla. Porque, ¿puedo contratar un seguro de salud si tengo diabetes? ¿Qué entidades la cubren?

Qué aseguradoras cubren la diabetes

FIATC, por ejemplo, es una de las que lo hacen. En concreto ha adaptado su póliza MEDIFIATC para cubrir las características concretas de esta patología. Se trata de una iniciativa pionera, que ha contando con la colaboración de la Federación Española de Diabetes (FEDE), y que incluye servicios de:

  • Endocrinología.
  • Podología.
  • Análisis clínicos.
  • Cirugía vascular periférica.
  • Nefrología.
  • Oftalmología.

Las diferentes prestaciones se han planteado pensando en todos los asociados (cerca de 70.000) de la FEDE . El seguro está abierto a todas las personas con diabetes, independientemente del punto en el que se encuentre.

Asimismo, otras aseguradoras ofrecen estos mismos servicios en sus seguros de salud, aunque no se trata de pólizas específicas para personas con diabetes. Por ejemplo, AXA incluye en todas las modalidades los servicios de endocrinología, podología, oftalmología, nefrología… Además de un equipo de especialistas en nutrición y dietética que le asesorará sobre cual es la dieta más adecuada para la diabetes.

También te puede interesar:   Petrov se retira por culpa de la leucemia

Cigna, por su parte, cuenta con garantías que también pueden ser útiles como nefrología y análisis clínicos. Cabe comentar que estas compañías no excluyen ni incluyen específicamente a los que sufren esta enfermedad. Es decir, a la hora de contratar el seguro algunas compañías aceptarán al cliente con diabetes dependiendo de la situación en la que se encuentre dicha persona. Para ello se realizará una evaluación médica y tomará una decisión.

Aunque aún hay muchas compañías que no aseguran a diabéticos, sí que hay que ofrecen servicios de detección precoz de esta enfermedad, como por ejemplo, DKV. En su “Plan de vida saludable” incluye un programa con el que sus clientes podrán realizarse una prueba de glucemia basal para que la enfermedad no aparezca por sorpresa:

  • A partir de los 45 años se les realiza la prueba cada 4 años.
  • Si existe un mayor riesgo de padecer diabetes tendrán acceso 1 vez al año.

Asimismo, Sanitas cuenta con un servicio de nutrición para pacientes con alguna patología médica como la diabetes. No obstante, para acceder es necesario contar con prescripción médica por expertos autorizados por Sanitas. Por otra parte, la compañía también cuenta con la cobertura de diagnóstico de infección en caso de pacientes con diabetes con un pie indicativo de neuroartropatía de Charcot, osteomielitis o una infección de tejidos blandos.

El sedentarismo, un problema que va más allá

Para acabar y tal y como comentábamos, el sedentarismo y la obesidad se encuentran estrechamente relacionados con esta patología. Y es que al desarrollo de la enfermedad se atribuye a una combinación de factores genéticos y ambientales -estos últimos pueden acabar siendo desencadenantes-. Por desgracia y según los datos de Acierto, hasta 17 millones de españoles admiten ser sedentarios (el 57,5% de los que tienen entre 18 y 65 años) y 7 millones más (el 23%) reconocen no realizar nada de ejercicio, ni siquiera caminar.

También te puede interesar:   Cenas de lujo a domicilio

Las cifras cobran todavía más importancia si tenemos en cuenta que esta tendencia también afecta a los más pequeños de la casa: solo el 21% de los que tienen menos de 10 años hace deporte; y el 81% de los adolescentes en edad de escolarización no es lo suficientemente activo. Además, el 80% de los niños únicamente hace ejercicio en el colegio. Dicho lo cual, es posible prevenir la diabetes (de tipo 2) manteniéndonos en un peso saludable, alimentándonos correctamente (la dieta mediterránea reduce en un 50% el riesgo de sufrir diabetes) y haciendo deporte con regularidad. Por ejemplo, elige alimentos con bajo contenido en grasas y alto valor nutritivo, limita el consumo de comida rápida, hidratos de carbono y refrescos azucarados, y mantente activo. Y, en caso de duda, acude a un profesional.