InicioNoticiasAlergias estacionales: cómo las plantas y flores pueden afectar nuestra salud a...

Alergias estacionales: cómo las plantas y flores pueden afectar nuestra salud a lo largo del año

Las alergias estacionales son una realidad para millones de personas en todo el mundo. Estas reacciones del sistema inmunológico se desencadenan por la exposición a diferentes tipos de polen y otras partículas procedentes de plantas y flores, que varían según la época del año. En este artículo, exploraremos los distintos síntomas que pueden presentarse en cada estación y nos centraremos en la que tiene un mayor impacto en la salud de las personas alérgicas.

Primavera: la estación de las alergias por excelencia La primavera es, sin duda, la estación más asociada con las alergias. Con el despertar de la naturaleza tras el invierno, muchas plantas y árboles comienzan a liberar grandes cantidades de polen en el aire. Algunas de las especies más alergénicas durante esta época son las gramíneas, el abedul, el roble y el plátano de sombra.

Los síntomas más comunes de las alergias primaverales incluyen estornudos, picor de nariz y ojos, congestión nasal, lagrimeo y, en algunos casos, dificultad para respirar. Estas reacciones pueden ser especialmente intensas en días secos y ventosos, cuando el polen se dispersa con mayor facilidad.

Verano

El polen no da tregua Aunque muchas personas asocian las alergias únicamente con la primavera, lo cierto es que el verano también puede ser una época problemática para los alérgicos. Durante los meses más cálidos, plantas como la ambrosía, el diente de león y la ortiga liberan su polen, provocando síntomas similares a los de la primavera.

Además, el calor y la humedad propios del verano pueden favorecer el crecimiento de moho y hongos, tanto en el exterior como en el interior de los edificios. Estos organismos también pueden desencadenar reacciones alérgicas, como estornudos, picor de ojos y erupciones cutáneas.

Otoño

Un respiro para algunos, un desafío para otros Con la llegada del otoño, muchas plantas dejan de liberar polen, lo que supone un alivio para algunos alérgicos. Sin embargo, esta estación también tiene sus propios desencadenantes de alergias. Los ácaros del polvo, que se acumulan en los hogares durante los meses más fríos, pueden provocar síntomas como congestión nasal, picor de ojos y eccemas.

Además, el otoño es la época de la caída de las hojas, lo que significa que hay una mayor cantidad de materia orgánica en descomposición en el ambiente. Esto puede favorecer el crecimiento de moho y hongos, tanto en el exterior como en el interior de las viviendas, lo que a su vez puede desencadenar reacciones alérgicas.

Invierno

Un respiro para la mayoría, pero no para todos El invierno suele ser la estación más llevadera para las personas con alergias estacionales, ya que la mayoría de las plantas no liberan polen durante los meses más fríos. Sin embargo, esto no significa que los alérgicos estén completamente a salvo durante esta época.

Los ácaros del polvo y el moho pueden seguir siendo un problema en el interior de las viviendas, especialmente si la humedad es elevada y la ventilación es deficiente. Además, las festividades invernales, como la Navidad, pueden suponer un desafío para las personas alérgicas a los árboles de abeto o a los hongos que crecen en la madera.

La primavera

La estación con mayor impacto en las alergias A pesar de que las alergias estacionales pueden presentarse a lo largo de todo el año, la primavera sigue siendo la estación que más impacto tiene en la salud de las personas alérgicas. Esto se debe, principalmente, a la gran cantidad y variedad de polen que se libera en el aire durante esta época.

Según datos de la Organización Mundial de la Alergia (WAO), se estima que entre el 10% y el 30% de la población mundial sufre de rinitis alérgica, y la mayoría de estos casos están relacionados con la exposición al polen primaveral. Además, la primavera es la época en la que se registra un mayor número de visitas a los servicios de urgencias y a las consultas de alergología debido a las complicaciones derivadas de las alergias estacionales.

Otro factor que contribuye al impacto de las alergias primaverales es el cambio climático. Con el aumento de las temperaturas y la concentración de CO2 en la atmósfera, muchas plantas están produciendo más polen y durante períodos más prolongados, lo que agrava los síntomas de las personas alérgicas.

Conclusión Las alergias estacionales son un problema de salud que afecta a millones de personas en todo el mundo. Aunque cada estación tiene sus propios desencadenantes de alergias, la primavera sigue siendo la época que más impacto tiene en la salud de los alérgicos, debido a la gran cantidad y variedad de polen que se libera en el aire.

Para hacer frente a las alergias estacionales, es importante conocer los síntomas y los desencadenantes específicos de cada época del año. Además, existen diversas estrategias que pueden ayudar a prevenir y aliviar los síntomas, como el uso de medicamentos antihistamínicos, la inmunoterapia y la adopción de medidas para reducir la exposición a los alérgenos, como mantener las ventanas cerradas durante los días de alto recuento de polen y usar mascarillas al realizar actividades al aire libre.

En cualquier caso, si los síntomas de las alergias estacionales son persistentes o interfieren significativamente en la calidad de vida, es recomendable consultar con un alergólogo para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento personalizado. Con el enfoque adecuado, es posible disfrutar de la belleza de cada estación sin que las alergias se interpongan en el camino.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULARES